¿Por qué hablamos de ciudades digitales y no inteligentes en Latinoamérica?

Captura de pantalla 2014-09-30 a la(s) 9.06.56Los días 15 y 16 de agosto en la ciudad de Guayaquil se realizó el primer @Guayastech, evento organizado por la Gobernación del Guayas, Campus Party y la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, en el que tuve la oportunidad de participar como ponente invitado con el tema “Hackers Cívicos”. Con agrado escuché en la sesión inaugural, la propuesta del Gobernador del Guayas, @RolandoPanchana, de impulsar la consolidación de Guayaquil como una ciudad digital. Ante este anuncio vale la pena preguntarse ¿Por qué el Gobernador habló de ciudades digitales y no de ciudades inteligentes como lo hacen algunos Alcaldes del país?¿Por qué Quito concluyó, hace exactamente un año, la elaboraci inclusona, España? ¿en Abrcelona a que fue presentada por el suscrito en el mayor evento de Smart Cities del mundo , el Smart Cón de su Agenda Digital y Socialmente Innovadora, que incluso fue presentada en el Smart City Expo, desarrollado en Barcelona, España, mayor evento de smart cities del mundo? ¿Por qué el Ministerio de Telecomunicaciones, hace pocos meses, emitió un libro blanco de territorios digitales? Por todas estas dudas, cabe mi pregunta: ¿Por qué la diferencia de hablar de ciudades digitales y no inteligentes en Latinoamérica?

Para dilucidar este tema cito a @alxprince, un reconocido consultor argentino en el ámbito de las ciudades digitales e inteligentes quien en su blog personal hace pocas semanas sugería que es buen momento para redefinir el concepto de las ciudades inteligentes o smart cities (término anglosajón original), y adaptar su contenido a la realidad Latinoamérica: en su reflexión indicaba que al ser este un concepto emergente estaba perdiendo sentido y se había configurado como una palabra vacía, que a mi criterio está confundiendo a muchas autoridades locales, que en su afán de competir a escala regional, se han enfocado en adquirir grandes plataformas y herramientas tecnológicas <gadgets tecnológicos urbanos>, sin desarrollar una clara estrategia digital o de innovación.

Cuando una ciudad tiene una estrategia digital, considera a la innovación como un elemento transversal que requiere un plan de acción, con objetivos estratégicos e indicadores de medición a mediano y largo plazo, y la inclusión de ciertos proyectos emblemáticos demostrativos (quick wins); este tipo de ciudades no solo son digitales e inteligentes sino y ante todo innovadoras ya que han decidido como política pública no solo incorporar nuevas tecnologías (TICS) a su gestión sino que también actúan hacia su ciudanía, involucrándola en la toma de decisiones, a través de programas de gobierno abierto, impulsando proyectos de cultural digital, sociedad del conocimiento y   fomentando un ecosistema de emprendimiento y apropiación de las TICS, generando así un nueva clase de actores cívicos, conocidos como ciudadanos digitales.

Ilustración 1: Jóvenes quiteños participando en proceso de inteligencia coletiva para definir proyectos de Agenda de Quito Digital 2022

Ilustración 1: Jóvenes quiteños participando en proceso de inteligencia coletiva para definir proyectos de Agenda de Quito Digital 2022

Este es el camino hacia donde deben ir las ciudades del Ecuador y por qué no decirlo de la región, y para ello debemos, antes que nada, centrar todos nuestros esfuerzos en ser ciudades digitales; para ello, un primer paso primordial y cada vez más urgente, es trabajar en proyectos que procuren la reducción de la brecha digital, evitando que ésta se siga expandiendo (las TICS avanzan tan rápido que las brechas del conocimiento son cada vez mayores). En esta línea, @PabloBello, Secretario General de @AHCIET, hace pocos días, en la ciudad de Panamá, sugería que las políticas de telecomunicaciones deben focalizar su atención en los no conectados sobre los conectados ( cumpliendo así la Agenda propuesta por el Foro Mundial Urbano, que en Medellín estableció la necesidad de buscar políticas urbanas que busquen la equidad de los territorios)

Ilustración 2: La nueva agenda urbana declarada en el WUF 7, Medellín

Ilustración 2: La nueva agenda urbana declarada en el WUF 7, Medellín

Ecuador y sus ciudades no pueden ser la excepción en este primer paso, ya que a pesar de que se ha avanzado (el uso del internet creció 11 veces en 7 años, según últimos datos del MINTEL) la brecha digital sigue siendo amplia, ya que un 50% de la población aún no se conecta a internet de forma habitual, solo 20 de cada 100 habitantes tiene acceso a un teléfono inteligente y existen evidentes casos de exclusión de género, ya que los porcentajes de analfabetismo digital son mayores en mujeres que en hombres de forma significativa. De ahí que el primer reto de nuestras ciudades no debe ser dotar de internet gratuito en espacio públicos, esto no nos hace ni menos ni más innovadores, el verdadero reto es cumplir un papel protagónico en este campo para acercar a los ciudadanos a la sociedad del conocimiento, capacitarlos y formarlos, para que en un cercano futuro puedan usar estas herramientas digitales como nuevas formas de ingreso, esto es lo que conocemos como empoderamiento digital.

Un segundo paso, fundamental en las estrategias digitales, es la democratización digital de nuestras sociedades, porque al parecer solo unos pocos estamos en Twitter y en Facebook y el resto de la sociedad ha perdido su oportunidad de expresarse e interactuar con sus elegidos por esta vía; esto adicionalmente se transforma en una responsabilidad cívica de los nuevos ciudadanos digitales, quienes han empezado a participar de forma colaborativa en la gestión de sus ciudades.

Solo de esta forma podemos entrar en otras fases de planificación urbana, que ya han sido adoptadas en países como México a nivel latinoamericano, en donde existe la aplicación de procesos de innovación social e innovación abierta para generar innovación cívica, la que nos permitirá que los ciudadanos mas allá de opinar e interactuar con la administración, puedan volverse gestores de los servicios públicos, constituyendo de esta forma ecosistemas de emprendimiento mediante la colaboración público privada, y cumpliendo así con el nuevo modelo de gestión de la matriz productiva propuesto por el gobierno nacional, a través de la Vicepresidencia de la Republica y en donde existe una permanente interacción del gobierno estado – gobierno ciudad, el sector privado, la academia y sobre todo un nuevo y fundamental elemento: la ciudadanía.

 <span> Solamente cuando nuestras ciudades hayan alcanzado el éxito en los procesos de reducción de la brecha digital, democratización digital y desarrollo de la innovación cívica, podremos dar el gran salto y atrevernos a formular una estrategia de ciudad inteligente. <span/>

Concluyo analizando el caso ecuatoriano en concreto: Quito tiene un gran camino recorrido en la administración municipal anterior al haber construido una estrategia digital, que debería aplicarse de forma íntegra e inmediata y no parcialmente como se lo viene realizando; Guayaquil tiene toda la potencialidad para definir esta estrategia y articular esfuerzos que se realizan de forma aislada, teniendo la gran ventaja de ser una ciudad dinámica comercial y logísticamente, lo que le permitiría constituirse en un ícono a nivel regional en ámbitos de innovación comparable incluso con Barcelona en Europa; Cuenca, Loja, Manta y otras ciudades que tiene cubiertos en gran parte el acceso a servicios básicos, también podrían optar por el diseño de una estrategia digital e innovadora en línea con la planificación nacional. Otras ciudades con menor avance deberán, por su parte, aprovechar la reformulación de sus planes de desarrollo y ordenamiento territorial para elaborar planes urbanos con alto énfasis e incorporación de nuevas tecnologías y sobre todo, aplicando procesos innovadores, lo que a veces tiende a ser costoso, en un inicio, pero que son sostenibles económicamente en el mediano y largo plazo y que incluso determinados ejes como los ambientales, movilidad, energía y saneamiento gozan de apoyo y respaldo de entidades de financiamiento nacional o internacional.

Captura de pantalla 2014-09-30 a la(s) 9.06.44

Articulo previamente publicado en Diario El Telégrafo de Ecuador,  http://www.i-ambiente.es. y tribuinnovacion.com

Por @ juanpaespi

Juan Pablo Espinosa Burgos

Consultor en Dirección Estratégica, Gestión de la Innovación y Pensamiento Estratégico Urbano

++ 593 9595769 (móvil)

juan.espinosa@tribuinnovacion.com

http://www.juanpaespi.com

Aboutme/juanpaesi

Twitter: @juanpaespi

Linkedin: ec.linkedin.com/pub/juan-pablo-espinosa-burgos/3a/116/31b/